America-romanico-02

Club del Dibujo
recomienda

América Sanchez
Retratos románicos. Tintas sobre papel

del 28/01/2016 al 28/03/2016

Museu Nacional d’Art de Catalunya
Barcelona.
http://www.museunacional.cat/es/america-sanchez
Hay dibujantes que tienen la mirada primigenia, que saben atrapar su presa al vuelo, que de un flechazo miran como si fuera la primera vez que alguien ve. America Sanchez dibuja desde hace muchos años con ese tipo de mirada. Se pasea, por ejemplo, por las salas románicas del Museu Nacional d’Art de Catalunya, y ve. Y mirando descubre que nuestros rostros son románicos, que los que vivimos en las calles de este lado del mediterráneo, somos tremendamente románicos.

Empezó a dibujar hace veinticinco años tras visitas casi furtivas al museo. Esbozaba los pequeños rostros escondidos en pinturas murales, frontales de iglesia, ábsides. Al principio intentó mantener la paleta cromática del románico pero pronto rompió ese código para introducir una gama viva de colores que desobedecían el espectro original. Fidelidad al dibujo, adulterio al color.

Emmanuel Lévinas señalaba que el rostro es el modo en el que el otro se nos presenta y nos expone su «forma». Celebramos el rostro representándolo. America sigue dibujando en las salas del museo porque quiere entender los estilos del románico, educar su mano para deducir los gestos de aquellos pintores lejanos. Dibujar cómo dibujaron ellos, ser un poco románico. Pero sobre todo para entender el misterio que encierran esos rostros tantas veces vistos, que han acabado siendo, nos dice, «como mi familia».

America Sanchez (Buenos Aires, 1939) es diseñador gráfico, fotógrafo y dibujante. Vive en Barcelona desde 1965 donde se ha dedicado al diseño y a crear la identidad gráfica de prestigiosas instituciones y empresas. Fruto de sus paseos y de una intensa mirada hacia la ciudad, surgió el influyente libro Barcelona Gráfica. Entre otros reconocimientos, destacan el Premi Nacional de Disseny (1992), el Premi Ciutat de Barcelona (2001) o seis premios Laus.

 ¿Por qué un Club del Dibujo? 
Porque el club es una forma genuina de asociacionismo, cooperación y amistad.
Está altamente incorporado a los modos de vida, es de comprobada eficacia simbólica y en donde las políticas de la amistad encuentran un formato fluido y cómodo.
Los clubes son comunidades intencionales, grupos culturales herederos del concepto de tribu: estos modos de agrupación y gestión son posibles expresiones del arte del siglo XXI. La forma de este club es blanda, sabe cómo adaptarse a los lugares a los que llega. Y como organización no tiene miembros, tiene simpatizantes. Decimos que más de 2 hacen un club convencidos de que la sola conexión es creativa y es una de las bases de crecimiento de las personas, y quizás, una vía para la construcción de ciudadanía.
El arte puede ser también un lugar donde recuperarnos. De todas sus formas, el dibujo funciona como una reserva de humanidad y sencillez en sociedades hiper-individualizadas y tecnocráticas. Los mecanismos de contagio que se producen en el acto de dibujar, desencadenan alegría, conocimiento de uno mismo y conducen la creatividad de uno hacia una forma pública de felicidad.

El dibujo es la catástrofe del poder. Dibuja.

* Se aceptan errores, enmiendas, tachaduras, titubeos y accidentes, así como también la apariencia de inacabado y los efectos fortuitos.